espaol portugus english email
Gabriel, antiguo alumno del Romareda: “No cambiaría nada del pasado, porque de otro modo no estaría donde estoy hoy”


Gabriel, antiguo alumno del Romareda: “No cambiaría nada del pasado, porque de otro modo no estaría donde estoy hoy”
28-12-2017 España
Un antiguo alumno del Colegio Romareda de los Agustinos Recoletos en Zaragoza (Aragón, España) ofrece su testimonio sobre los recuerdos, experiencias, valores y aprendizajes que el paso por el centro educativo han dejado en él. Y deja sus consejos para los alumnos de hoy.
La mejor manera de reflejar lo que es cualquier centro educativo en el mundo es el testimonio de sus antiguos alumnos y alumnas. En el caso del Colegio Romareda de los Agustinos Recoletos en Zaragoza, que cumple 43 años en este mes de diciembre, dos generaciones de aragoneses han pasado ya por sus aulas y llevan a cabo hoy una vida adulta en los lugares más insospechados del mundo.

Gabriel García vivió en Alemania desde 3º de Infantil hasta 3º de Primaria y también allí estudió el segundo año de bachillerato. Todo el resto de su trayectoria escolar fue en el Colegio Romareda, al que sigue además profundamente ligado por medio del grupo Scout Okapi.

Hemos aprovechado para, en un largo diálogo, conocer su experiencia como alumno del Colegio Romareda, comprobar qué visión del mundo tiene hoy, los recuerdos y experiencias que más le han marcado, el aprendizaje que el Colegio le ofreció y los consejos y sugerencias que deja para los alumnos de hoy.


• ¿Cómo recuerdas tu estancia en el Colegio Romareda?

Cuando volví de Alemania en tercero de primaria me reencontré con todos esos niños y niñas con los que estuve en Educación Infantil. Al principio todo fueron suspensos hasta que, gracias a mi tutora Milagros Sagaste, saqué mi primer sobresaliente en problemas. A partir de ahí todo fue rodado.

Recuerdo con muchísimo cariño las charlas motivadoras del agustino recoleto Francisco Javier Jiménez, las intensas emociones de las chapuzas en el Taller de Tecnología y sus famosos “chorizos” de Matemáticas.

Me acuerdo muchas veces de esos días en los que Ana Dilla me sacaba de clase de Naturales o Historia para ayudarle a poner en marcha el cassette. No puedo olvidarme del agustino recoleto Sigifredo Udabe, con quien fragüé una bonita relación a base de literatura, sintaxis y palos.

Conseguir hacer reír a Pilar Simón con una exposición de inglés, o sentir que el mundo se acababa cuando María Jesús Benedí te sacaba a la pizarra son experiencias que no olvidaré jamás.

El viaje a la Ciudad de los Niños de Costa Rica con el equipo de voluntarios fue una experiencia única, pero lo que realmente me hizo volver a Zaragoza hace cuatro años fueron los Scouts. Me he criado como persona en Okapi y ahí es donde tengo a mis amigos y a mi familia: festivales, campamentos, indiadas, sufrimiento y alegría cada fin de semana.


• ¿Por dónde ha transcurrido tu vida después del Romareda?

Cursé segundo curso de Bachillerato en el Colegio Internacional de Augsburgo a la vez que estudiaba segundo de Bachillerato a distancia con otro colegio de Zaragoza. Aprobé selectividad y entré al mundo de la interesante y desconocida Ingeniería Electrónica.

Más allá de la carrera, decidí que lo importante era ir formándome en todo aquello que me gustaba, por lo que nunca he parado de hacer cursos tanto online como presenciales de distintas competencias: programación, APPs, productividad personal, habilidades de comunicación…

Bajo la filosofía de “apúntate a todo lo que puedas”, conseguí una beca para hacer prácticas en la multinacional de electrodomésticos BSH, y nada más terminar la carrera empecé a trabajar en Integra, empresa en la que actualmente me formo y trabajo como consultor de IoT (internet de las cosas).


• ¿Mantuviste contacto con el Colegio y los amigos de entonces?

He mantenido amistad con mi grupo de amigos del Colegio Romareda, aunque he de decir que el motivo principal ha sido que sigamos todos como monitores en los Scouts. Tener un proyecto en común nos ha unido mucho, y gracias a ello sigo viéndolos casi semanalmente. Con otros se va perdiendo la relación, pero siempre consigues encontrar un hueco para rememorar viejos tiempos.

Aun así, siempre he echado de menos no hacer anualmente una cena toda la clase, hasta con aquellos con los que nunca llegó a existir una relación de amistad real.


• ¿Qué consejo darías a los alumnos del Colegio Romareda hoy?

Mis consejos son los siguientes:

1. Busca un reto. A nadie le llena un camino sin dificultades, y lo más probable es que no te motive lo suficiente como para aprovecharlo al máximo.

2. Las personas valen mucho más que los contenidos técnicos. Lo mucho que aproveches una carrera va a depender de tus profesores, de ti, y de la gente con la que te juntes. No busques ir con tus “amigos de siempre”. Atrévete a conocer gente nueva con la que te sientas cómodo y natural.

3. Apúntate a todo. Da igual si haces Ingeniería, Medicina o Geología. Apúntate a todo lo que ofrece la universidad: asociaciones, jornadas, charlas, retos, cursos, deportes e incluso fiestas.

4. Emprende. No tienes que formar una empresa. No tienes que crear un producto. Simplemente piensa más allá, empieza un pequeño proyecto con varios amigos, lee proyectos que otros hacen. Ahí encontrarás tu verdadera motivación, y encontrarás la utilidad en tus estudios. ¡Un chute de ilusión elegante!

5. No pienses que el mundo laboral “aún está muy lejos”. El mundo laboral estará todo lo cerca que tú quieras que esté. Aprovecha a buscar minijobs que te hagan aprender a la vez que vives el tener una responsabilidad. Lo agradecerás.


• Si pudieras volver atrás, ¿cambiarías algo?

Siempre digo que nunca cambiaría nada del pasado, porque de otro modo no estaría donde estoy hoy. Aun así, creo que tengo dos consejos más para todos aquellos que tengan una difícil decisión entre manos.

Primero, ten claras tus prioridades y no tengas miedo de tomar decisiones “alocadas” respecto a tu vida. Muchas veces pensando de forma distinta a los demás puedes encontrar la solución más adecuada.

Segundo, haz lo que te haga feliz. Una decisión basada en el miedo, en la pereza o incluso en la desgana nunca te va a satisfacer. Una decisión difícil, un reto, algo que te lleva mucho esfuerzo siempre te deja una sensación de satisfacción en el cuerpo. Aprovecha esas sensaciones para tomar las decisiones adecuadas.


¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.