español português english email
Las monjas agustinas recoletas celebran los 25 años de su estancia en Filipinas (2/2)


Las monjas agustinas recoletas celebran los 25 años de su estancia en Filipinas (2/2)
13-08-2017 Otros Países
La hermana Lourdes Eizaguirre nos cuenta la variedad de relaciones que mantiene la comunidad recoleta contemplativa, del impacto que tiene el carisma contemplativo en el pueblo filipino, de algunos acontecimientos importantes y una valoración personal de los 25 años de estancia en Filipinas.
¿Tienen algún contacto con el pueblo o algún grupo de jóvenes?

¿Contacto con jóvenes? Sí; hemos organizado encuentros vocacionales y hemos participado algunas veces en promociones vocacionales conjuntas, especialmente con los agustinos recoletos en sus colegios y universidades, y también con la Diócesis en sus campañas anuales de promoción vocacional.


¿Qué actividades desarrollan las monjas en Bacolod para conseguir su mantenimiento y cubrir sus necesidades materiales?

Siempre hemos perseguido lograr por nuestro esfuerzo el propio sustento, por lo que hemos tenido diversas actividades, pero no es fácil lograrlo: panadería, piscifactoría, imprenta… Esta última no la estimamos acorde con nuestra vida de recogimiento, pues requería mucho trato y compromiso hacia afuera, el contrato de trabajadores especializados y, además, ofrecía poco rendimiento. Últimamente sostenemos un obrador de panadería y repostería variada con los que abastecemos cada mañana temprano a la cafetería de la UNO-R (Universidad de Agustinos Recoletos en Bacolod); cafetería cedida gratis et amore por nuestros hermanos Recoletos para la venta diaria de nuestros productos confeccionados el día anterior. Los tres meses de vacaciones estivales tenemos trabajo de costura de uniformes para la misma Universidad.

También usamos el estanque o balsa de agua para la producción de pescado, para consumo de la comunidad y algo para la venta.


¿Se sienten apoyadas y atendidas por los agustinos recoletos? ¿Cuál es su relación con las Augustinian Recollect Sisters? ¿Han recibido visitas del señor obispo de la diócesis o de algún delegado suyo?

Sí, mucho y bien. Los Agustinos Recoletos nos asisten puntualmente en el orden espiritual, formativo, ministerial, incluso material si es necesario. Es un carisma que se comparte, una familia religiosa.

Con las Sisters no mucho, pues no tienen casa en la ciudad de Bacolod, pero sí tienen colegio en la ciudad de San Carlos y, cuando pueden, nos visitan. Es un encuentro fraternal muy grato. Al principio, mientras nos asentábamos, tuvieron muchos detalles con nosotras en todos los órdenes.

El obispo primero, también los siguientes, han sido cercanos a nuestra comunidad. El obispo es el que invariablemente preside la solemne Eucaristía en la fiesta de san Ezequiel Moreno, así como varias de las profesiones que se han ido celebrando.


¿Qué relación mantienen con el resto de los monasterios de la Federación? ¿Qué uso hacen de los medios de comunicación, sobre todo de internet, en el monasterio?

La distancia no favorece la comunicación, aunque hoy día con el internet, todo está cerca. Nos comunicamos con motivo de las celebraciones o sucesos de los monasterios: profesiones, efemérides y defunciones principalmente. El uso del internet en la comunidad es muy limitado. No tenemos TV ni radio, pero por medio de internet seleccionamos programas para seguir la marcha de la Iglesia. Esto es lo que nos pide la Iglesia en Verbi Sponsa.


¿Qué rasgos de la vida agustino-recoleta o de su carisma ven que es más atractivo para la sociedad filipina? ¿Por qué?

Quizá la cercanía y sencillez en el trato. Ellos son cercanos, afectuosos y sencillamente obsequiosos, y agradecen esa misma línea. Aprecian la dedicación de las monjas a la oración y les piden constantemente oraciones, especialmente en necesidades concretas. Una costumbre de ellos es dar las gracias por las oraciones. Son personas de fe y piedad, por eso aprecian la cercanía con Dios que estiman tienen las monjas.


A lo largo de estos 25 años, ¿qué necesidades –materiales, espirituales…– han sentido y cuáles han satisfecho y cuáles aún están pendientes de cubrir?

La necesidad de vocaciones. La joven filipina, aun cuando sienta el deseo sincero de ser religiosa, por compromiso con su familia sueña con prepararse para salir al extranjero y así aliviar la economía de su familia. Con frecuencia los padres mismos las obligan a renunciar a su ideal religioso o retrasarlo y así no llega nunca a realidad; más todavía si piensan en abrazar la vida contemplativa.

Es también tradición familiar que la hija mayor, una vez acabados sus estudios, ayude en ello a sus hermanos menores, y también en algunos casos la que ha recibido ayuda de otras personas, una vez acabados sus estudios, se siente obligada a devolver algo a las personas que la han patrocinado.


En estos 25 intensos años de historia, habrá habido cosas de especial relieve. ¿Quiere hacer mención de algunas?

Por ejemplo, del grupo colaborador “Amigos de St. Ezekiel Moreno”, encargados de organizar la novena al santo patrono de acuerdo con la comunidad de monjas, que se encarga del aparato externo: colocación de pantallas de la TV en la explanada, aparcamiento, y de proveer de suculentos desayunos a los celebrantes, coros, etc. Así desde hace once años, en el día conmemorativo de la muerte de San Ezequiel.

Un episodio importante para nosotras, doloroso, fue el adiós de fray Antonio Palacios, incansable colaborador de la comunidad que apoyó cuanto pudo la construcción del monasterio.

Fue un momento bonito y esperanzador la colocación de la primera piedra en la construcción del monasterio, la bendición y la erección canónica.

También han ocurrido cosas para olvidar, como la irrupción en la clausura de ladrones armados, al día siguiente de la visita del señor obispo y algunas personas cercanas.

Finalmente, no puedo dejar de hacer mención de la enfermedad, muerte y entierro de nuestra joven Mery Grace y de los gestos que tuvieron con ella muchos voluntarios donantes de sangre y estudiantes del cercano seminario diocesano.


¿Tienen previstos algunos actos celebrativos de las bodas de plata del monasterio?

Bueno…. No tanto actos celebrativos. Para el pueblo, la misma novena y fiesta de san Ezequiel, para la que este año hemos invitado, para otros tantos días, a cinco obispos; junto con el pastor y padre de nuestra diócesis, a los dos obispos eméritos y cercanos. Como cada año, el primer día de la novena está reservado para el prior provincial de la provincia de San Ezequiel Moreno, el prior de la comunidad UNO-R (Universidad Negros Occidental-Recoletos) y otros religiosos de la Orden.

Teníamos previsto hacer nuestro retiro anual de ejercicios espirituales como la mejor preparación con mucho; pero por las circunstancias lo hemos aplazado para los días inmediatos después de la fiesta; en sustitución como preparación inmediata, hemos organizado un ciclo de conferencias de teología de la vida consagrada y formación.

También vamos a emprender una obra material: el proyecto tanto tiempo deseado de arreglar el camino pedregoso de acceso al monasterio va a realizarse inmediatamente, lo que beneficiará mucho a cuantos acuden a nuestras celebraciones diarias y dominicales.

Finalmente, se dará un repaso general de mantenimiento a la casa empezando por la pintura de la iglesia y fachada, desperfectos de carpintería, de ventanales, etc.


Han pasado 25 años desde que se instalaron en Filipinas. Tiempo suficiente para poder hacer una valoración. ¿Puede hacer una valoración de forma breve?

Los designios de Dios son inescrutables. Ante ellos ¿qué juicio de valor puedo hacer? ¿Qué puede afirmar el espíritu humano aun guiado por la fe? Es verdad que no ha habido una respuesta vocacional extraordinaria, pero se ha creado y existe una comunidad cultual, fraterna, contemplativa, fiel a su carisma. ¿Fallo o fallos?… Sin duda los habrá habido, sin que sea fácil recordar y definirlos; sin embargo, se puede afirmar que ha habido siempre una sincera búsqueda de la autenticidad comunitaria y personal y que a la sombra del monasterio existe una estela social que apunta a la trascendencia.

Desde el punto de vista más decididamente socia-pastoral, en ocasiones especiales y según posibilidades, se procura beneficiar al barrio vecino, muy pobre, con recursos alimenticios y sanitarios; se organiza catequesis y actos de piedad, especialmente con los niños. Se ofrece catequesis dominical, a cuyo encargo está una catequista. Hay una promoción de los niños pobres del barrio para monaguillos bajo la dirección y colaboración de la Comisión diocesana de Liturgia.





¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.