espaol portugus english email
“«Es la hora de los laicos», me recordó el Papa Francisco cuando tuvimos la audiencia los nuevos obispos en Roma en septiembre” (2/3)
Pancarta recordando a la hermana Cleusa


“«Es la hora de los laicos», me recordó el Papa Francisco cuando tuvimos la audiencia los nuevos obispos en Roma en septiembre” (2/3)
16-06-2017 Brasil
Monseñor Santiago Sánchez afronta el problema de la sensibilidad social en la Prelatura y el sentimiento de y ante las minorías étnicas, el problema de la presencia de los grupos “evangélicos” y la resonancia de la Prelatura de Lábrea en el contexto eclesial brasileño.
¿Notas en el pueblo labreense una conciencia de reivindicación social? ¿Están organizados los trabajadores en asociaciones, sindicatos o de alguna otra forma? ¿Qué fuerza tienen estas organizaciones sociales?

Socialmente veo a este pueblo bastante pasivo, pueblo sufridor y acostumbrado a recibir recursos de fuera, generalmente de la Iglesia. Tenemos dos instituciones estatales que tienen presencia aquí: CPT (Comisión de la Pastoral de la Tierra) y CIMI (Comisión Misionera para los pueblos Indígenas). Además de enseñar y acompañar la producción agrícola y pesquera, se les enseña sus derechos, sus reivindicaciones, su posibilidad de asociacionismo. Pero si no se está detrás de ellos, no perseveran en sus luchas. Se recibe también ayuda de fuera para estas instituciones, lo cual, a mi modo de ver, “profesionaliza” a los agentes y se pierde el fundamento misionero.


La causa de la canonización de la hermana Cleusa Coelho, agustina recoleta, trae a cualquiera el recuerdo de las minorías étnicas enclavadas en el territorio de la prelatura de Lábrea. ¿Cómo siente el pueblo la realidad de estas minorías y cómo vibra ante la memoria y final trágico de la hermana Cleusa?

Esta pregunta es un poco complicada para responder, pero voy a intentar describir mi impresión. Se está trabajando mucho por los indígenas; varias instituciones estatales están en ello, pero me da la impresión que trabajan en lo mismo y no llegan a entenderse. He podido observar también visitando algunas aldeas indígenas que entre ellos están enfrentados entre etnias por rivalidades pasadas, por problemas de fronteras…, y con los ribeirinhos por problemas de territorio, lagos, derecho de pesca…

Ante tanta protección civil no son bienvenidos a las ciudades, donde quieren todos los derechos y no colaboran con la sociedad. Como digo, esta es mi impresión que no sé si he sabido expresar correctamente.

Comenzabas tu pregunta mencionando a la hermana Cleusa, que es presentada como mártir de la causa indígena, y, curiosamente, son contados los indígenas que participan de las celebraciones y manifestaciones en honor de ella. Por nuestra parte, lógicamente, la atención a los indígenas la hacemos en las desobrigas y en la llamada “pastoral de las curvas” dirigida por nuestras hermanas recoletas, conocedoras de la hermana Cleusa.


En la prelatura como en tantos otros lugares están muy presentes otros grupos religiosos, a muchos de los cuales se les denomina “evangélicos”. ¿Qué relaciones mantiene la Iglesia católica en Labrea con estas otras “iglesias” o grupos religiosos?

Por parte de la Iglesia católica en general y de la Iglesia de Lábrea en particular, la apertura ecuménica es total. Por parte de ellos es muy desigual, siendo por lo general competitivos y proselitistas. Son muchas las iglesias evangélicas en la prelatura, hasta comunidades enteras del interior. La gente, por la falta de profundidad en la fe, fácilmente pasan de una iglesia a otra. Por ejemplo, nuestros Centros Esperanza acogen adolescentes de toda condición, y los evangélicos saben que vienen a un centro católico, pero ellos no renuncian a las consignas de los pastores. También el trabajo social en ellos no forma parte de su programa religioso, más centrado en mantener al pastor. Para sus necesidades materiales acuden a nosotros. Aparentemente las relaciones son buenas, pero ellos van a lo suyo.


¿Labrea es conocida y sentida dentro de la Iglesia en Brasil? ¿Qué puede hacer el obispo, el clero y otros agentes de pastoral para dar a conocer su realidad y que converjan las miradas y la ayuda de todo tipo sobre Lábrea? ¿Puede fomentarse más la comunión real con las otras diócesis brasileñas?

En realidad Lábrea es muy poco conocida en Brasil. Es una prelatura perdida y poco importante. Este año hemos sido nombrados 24 obispos; yo el único extranjero y para Lábrea. En las reuniones que tuvimos los nuevos obispos tenía que decir dónde estaba Lábrea y sus características; les sonaba a las misiones tradicionales que casi no acreditaban se diese aquí.

El proyecto “Iglesias hermanas” para que las diócesis pudientes ayuden a las necesitadas hace tiempo que funciona; de hecho, nuestra Prelatura de Lábrea con la iglesia de Vitória en Espítitu Santo se adelantó a ese proyecto y todavía continúa. También están colaborando las diócesis de Ponta Grossa de Paraná y Campina Grande de Paraíba. Los agentes pastorales, el clero y hasta el propio obispo intentamos hacernos presentes en las iglesias hermanas, informar, estar en continuo contacto. Realmente quedan sensibilizadas cuando nos conocen más. Hay voluntad de ayudar, pero falta un compromiso serio y estable.


¿Hay planes específicos pastorales para la Amazonía, sancionados y apoyados por la Iglesia católica en Brasil?

Últimamente la Iglesia en Brasil está mirando más al Amazonas. De hecho, hay una comisión en la Conferencia Episcopal con este cometido. Existe un proyecto más ambicioso llamado REPAM (Red Pan-Amazónica) para la llamada Amazonia Legal, que no es sólo el estado de Amazonas ni Brasil, sino toda la cuenca sudamericana del Amazonas. Se están teniendo encuentros, formación, sensibilización… Y un tirón grande y oportuno ha sido la encíclica “Laudato Sí” del papa Francisco que nos ha colocado en el candelero y estamos en el punto de mira.

Necesitamos mucha ayuda porque estamos siendo explotados en todo: deforestación, invasión de tierras, explotación de la madera y de los recursos naturales, talas, falta de ayuda a los indígenas y nativos, incendios, pesca descontrolada… Esperamos que no sea una moda pasajera.



¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.