español português english email
La Comisión de Misiones y Desarrollo Social de la Provincia, en el noviciado de Monteagudo
Inés, con el maestro de novicios (Fabián, izquierda) y cuatro de los seis novicios que participaron en el encuentro formativo.


La Comisión de Misiones y Desarrollo Social de la Provincia, en el noviciado de Monteagudo
11-05-2017 España
El objetivo del encuentro era dar a conocer el sistema de gestión de proyectos de desarrollo en los centros misionales, sensibilizar sobre los objetivos de desarrollo sostenible, el marco legal interno y externo para las acciones sociales y el voluntariado y la presentación general de algunos de los principales proyectos que se llevan a cabo.
Cada año, dentro del programa de formación del noviciado para Europa de los Agustinos Recoletos en Monteagudo (Navarra, España), la Comisión de Misiones y Desarrollo Social de la Provincia de San Nicolás de Tolentino cuenta con un espacio de formación y encuentro.

Hasta Monteagudo se desplazó con este motivo Inés Parrondo, miembro de la Comisión, técnico de proyectos y secretaria técnica de la ONGD La Esperanza, el pasado 27 de abril.

Durante esta importante etapa de la formación inicial de los religiosos, previa a la profesión e ingreso en la Orden de Agustinos Recoletos, se quiere así contextualizar dentro de la futura tarea del religioso la realización de diversos proyectos socio-evangelizadores, especialmente cuando se trabaja en áreas misionales o determinados ministerios que, de por sí, tienen un gran componente social como principio dinamizador.

Los novicios recibieron información sobre la forma de realización de proyectos de desarrollo en el marco de la cooperación internacional y los objetivos de desarrollo sostenible. También pudieron conocer el marco legal sobre este aspecto tanto dentro de la Orden de Agustinos Recoletos y del Secretariado de Apostolado Social, como sobre particularidades de la cofinanciación pública o institucional.

Inés presentó de un modo más concreto las principales acciones sociales que desarrolla la Provincia de San Nicolás de Tolentino y sus particularidades, así como los diversos grupos vinculados a esta tarea social, el voluntariado y otros aspectos de la múltiple y rica tarea socio-evangelizadora de la Orden.

En un aspecto más cercano a la sensibilización, durante el encuentro se dialogó sobre temas relativos a la opción por los pobres y el compromiso con el voto de pobreza de los religiosos; las realidades de la pobreza en el mundo, en aspectos tan importantes como la vivienda, salud, agua y saneamiento, educación, seguridad alimentaria; o las violaciones más comunes de los derechos humanos que los futuros religiosos se encontrarán a lo largo de su vida ministerial y pastoral.

Frente a esta realidad de la injusticia, se propusieron algunas posibilidades de actuación: centros socioeducativos y de acogida de víctimas, escuelas y acciones educativas con la infancia y adolescencia desfavorecidas, microcréditos a la producción para la obtención de rentas familiares dignas…

Se habló sobre las principales características que debe tener un proyecto de cooperación al desarrollo; cómo deben evitarse los proyectos asistencialistas que generen paternalismo y dependencia en los beneficiarios; y los proyectos de carácter individual que no sean apoyados, conocidos y gestionados por una comunidad y Provincia, de manera que tampoco dependa la existencia, viabilidad o éxito de un proyecto del religioso que lo haya propuesto, por muy buena voluntad previa que tuviese.

Para ello es necesario, por tanto, hacer un profundo análisis de la realidad, conocer todos los recursos existentes en la zona, fijar la problemática a tratar según una escala objetiva de priorización, valorar de una manera correcta su impacto y garantizar su sostenibilidad a corto y medio plazo.

En el apartado relativo a participación, se habló de la imprescindible coordinación y cooperación con los laicos; del papel de la Comisión de Apostolado Social y de Arcores como coordinadora de acciones sociales; de las posibilidades inmensas que ofrece el voluntariado tanto en el lugar de trabajo como en el lugar de origen del voluntario; y del papel de los colegios y centros educativos de la Orden en todo el mundo para ejercer su tarea de educación para el desarrollo.

El grupo fue en todo momento participativo y abierto al diálogo. Los seis novicios participantes se mostraron ya como buenos conocedores de diversos proyectos sociales de la Orden, y expresaron su preocupación por que toda evangelización también implique transformación y actuación social.

David Gaspar Piña, uno de los novicios presentes, describió así esta jornada de formación con la Comisión de Misiones y Desarrollo Social:

“Entre las muchas cosas que nos compartió Inés, me llamó particularmente la atención el saber que existen muchos laicos que trabajan codo a codo con los agustinos recoletos en proyectos para el desarrollo. Y me sorprende cómo se dejan literalmente la piel tratando de posibilitar mejores condiciones de vida entre las personas necesitadas.

Este encuentro formativo también supuso para mí una grata sorpresa, al darme cuenta de que existen diversas instituciones, reconocidas o no, que hacen posible que iniciativas para el desarrollo tengan un mayor impacto y alcance.

Quizá sea un tanto chocante, pero me indigna constatar que hay países ricos en materias primas pero llenos de injusticias en donde los gobiernos ponen trabas a la colaboración de la Iglesia Católica en iniciativas sociales por aquellos que claman justicia.

También he podido abrir los ojos para reconocer que es muy importante hacer todos los esfuerzos y superar todas las dificultades para que los proyectos de cooperación sean verdaderamente sostenibles y con gran impacto y de máximo alcance para el bien de los beneficiados”.

Danillo de Souza, novicio brasileño, describe así su impresión:

“Lo que más me ha llamado la atención y me ha ayudado mucho a reflexionar fue el papel que juegan los religiosos en los proyectos sociales. Algunas de las ideas que más me hicieron meditar fueron que el rol de un religioso en estos proyectos no es tanto actuar como voluntario, sino animar a los laicos que lo llevan adelante y velar para que éstos sean humanos y todo se lleve a cabo con criterios evangélicos y carismáticos propios”.


¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.