espaol portugus email
Más de 120 seglares agustinos recoletos en el retiro espiritual de Pentecostés
Foto de grupo de asistentes al retiro


Más de 120 seglares agustinos recoletos en el retiro espiritual de Pentecostés
19-05-2013 México
El 11 de mayo se tuvo el retiro de Pentecostés para las fraternidades seglares agustino-recoletas (FSARs) del centro de México en la casa postulantado San Agustín de México, D.F., en el que participaron más de ciento veinte seglares agustinos recoletos.


Luego de mañana comenzaron a llegar al postulantado San Agustín seglares de las diversas fraternidades, que fueron recibidos por René Lozano Arizmendiz, coordinador de espiritualidad y formación de la vicaría de México-Costa Rica. Los primeros que llegaron fueron doce miembros de la fraternidad de Querétaro, a los que les siguieron cincuenta de la fraternidad de Avante y representantes de las fraternidades de Pantitlán, Hospitales, Santa Mónica, Churubusco, Tecamaclalco y de la del propio postulantado San Agustín.

Una vez congregados todos los participantes en el retiro, René Lozano les dio la bienvenida y comenzó el retiro con una lectio divina inspirada en el salmo 26: “Espera en el Señor, sé valiente”, a la que siguió una lectura de una meditación de Juan Pablo II con el fin de infundir aliento y esperanza en las dificultades y tensiones de la vida.

Los seglares, como respuesta, compartieron los sentimientos que les sugirió la lectura-meditación del salmo 26.

A continuación el matrimonio Silvia Chávez y Jorge Ramírez Sixtos, formadora y vice-presidente de la FSAR Santa Magdalena de Nagasaki, de Querétaro, expusieron el tema de la piedad como don del Espíritu Santo, que, según los dos ponentes, “es una virtud que inspira, por amor a Dios, devoción a las cosas santas y, por amor al prójimo, actos de amor y compasión”.

Silvia
y Jorge compartieron con los asistentes algunos puntos que san Agustín destaca de este don, que infunde el “espíritu de hijos para con los superiores, espíritu de padresepara con los inferiores, espíritu de hermano para con los iguales, entrañas de compasión para con los que tienen necesidades y penas, y una tierna inclinación para socorrerlos”. Asimismo, como complemento de su intervención, ofrecieron algunas citas de la Regla de Vida y de la Regla de san Agustín, pusieron como ejemplo de “piedad” a santa Mónica y señalaron que la fuente de la piedad ante todo se encuentra en la Palabra de Dios.

Después de un receso, Iván Cano, asistente de la fraternidad de Santa Mónica, presentó el tema “La ternura de Dios”. Los seglares agustinos recoletos de Santa Mónica entregaron a cada uno un sobre cerrado con una carta y un corazón con la imagen de Jesús abrazando a un amigo, un hermano, un hijo, un discípulo. La carta escrita en segunda persona y dirigida a “Mi criatura amada” hablaba del amor de Dios sirviéndose de textos de Isaías, Oseas, Jeremías y Juan.

Todos leyeron la carta en silencio con música de fondo, a lo que siguieron unos comentarios de Iván sobre la ternura de Dios, rasgo que no es ni masculino ni femenino, sino un atributo de Dios.

A lo largo del día, la alegría fue la tónica dominante en los asistentes al retiro, a lo que contribuyó de forma especial una dinámica dirigida por Alejandra Gutiérrez, presidenta de la Fraternidad de Hospitales, para la que se sirvió de las exposiciones y actividades realizadas a lo largo del día, buscando que cada seglar y cada fraternidad asumiera en la propia vida la forma concreta de poner en práctica el “don de piedad” o vivenciar la “ternura” de Dios.

Terminó la jornada de retiro con la celebración de la misa, que presidió Iván Cano y en la que René Lozano leyó un texto del Papa Francisco sobre el Espíritu Santo, del que se recoge el siguiente fragmento:


Este es el don precioso que el Espíritu Santo trae a nuestros corazones: la vida misma de Dios, vida de verdaderos hijos, una relación de confidencia, de libertad y de confianza en el amor y en la misericordia de Dios, que tiene también como efecto una mirada nueva hacia los demás, cercanos y lejanos, vistos siempre como hermanos y hermanas en Jesús a los cuales hay que respetar y amar. El Espíritu Santo nos enseña a mirar con los ojos de Cristo, a vivir la vida como la ha vivido Cristo, a comprender la vida como la ha comprendido Cristo. He aquí por qué el agua viva que es el Espíritu Santo sacia nuestra vida, porque nos dice que somos amados por Dios como hijos, que podemos amar a Dios como sus hijos y que con su gracia podemos vivir como hijos de Dios, como Jesús. Y nosotros, escuchamos al Espíritu Santo que nos dice: Dios te ama, te quiere. ¿Amamos verdaderamente a Dios y a los demás, como Jesús? Y nosotros, ¿escuchamos al Espíritu Santo? ¿Qué cosa nos dice el Espíritu Santo? Dios te ama: ¡nos dice esto! Dios Te ama, te quiere. Y nosotros ¿amamos verdaderamente a Dios y a los demás, como Jesús? Dejémonos guiar, dejémonos guiar por el Espíritu Santo. Dejemos que Él nos hable al corazón y nos diga esto: que Dios es amor, que Él nos espera siempre, que Él es el Padre y nos ama como verdadero papá; nos ama verdaderamente. Y esto solo lo dice el Espíritu Santo al corazón”.








¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.