español português english email
Hogar Santa Mónica: despegue e inicio del vuelo
Noviembre 2009




Reparto de comida en la Barra do Ceará. El acercamiento a las familias permite conocer su situación real. Los visitadores del Hogar Santa Mónica hacen una ficha sobre diversos aspectos: renta familiar, precedentes de explotación en la unidad familiar, educación formal y asistencia a las clases, problemas de salud, relaciones afectivas, etc. Es el primer paso para la identificación de los casos más urgentes que sufren los factores de riesgo habituales para la explotación sexual.

El trabajo en red permite que no quede sin atención específica cualquier lugar adonde no llega una determinada organización. La unión  y coordinación de medios garantizan que no haya familias completamente abandonadas a su suerte. En la foto, la entrada a la Casa del Menor San Miguel Arcángel del Condominio Espiritual Uirapurú (CEU).

El Hogar Santa Mónica no llega hasta las playas, el primer foco de explotación. Para respetar la legislación vigente, sólo ingresan en su casa de acogida las niñas enviadas por las instituciones que tienen asignada la competencia de decidir qué menores deben ser internadas.

Muchos pequeños negocios en la Barra no son más que habitaciones donde se almacenan cosas para ser vendidas. La economía informal no garantiza los derechos de las personas y la explotación laboral es el pan de cada día.

La entrada de los moteles suele lucir carteles donde se anuncia el precio de la impunidad.

Cícera, educadora social del Hogar Santa Mónica, lleva en sus brazos a un bebé nacido de una más de las historias de explotación sexual comercial de la Barra.

Una joven madre con su hija. Muchas de las familias de la Barra son monoparentales, con historias calcadas unas de otras: adolescentes que se vieron abandonadas una vez que su compañero supo que había una vida naciente en la relación. Estas niñas-madre no tienen, en muchos casos, la madurez suficiente o las herramientas necesarias para salir adelante.

Los pequeños acuden presurosos a recibir un bizcocho. Son muy pocas las cosas que reciben sin que alguien les pida algo a cambio.

Metodología
No es fácil coordinar la intervención y formación de las menores en situación de abuso, explotación y turismo sexual. Debe ser integral y multidisciplinar, y seguir normativas rigurosas. El Hogar Santa Mónica contempla la inserción social desde las directrices del Plan de Derechos a la Convivencia Familiar y Comunitaria. Para ello hay cuatro programas de intervención:

- Formación en medio-abierto en la Barra do Ceará.
- Casa de acogida Hogar Santa Mónica.
- Formación de jóvenes normalizados de las cercanías del CEU.
- Trabajo diversificado en red con las entidades presentes en el CEU y en la Barra do Ceará.

A. Programa de Formación en medio abierto
Los programas de Formación en Medio Abierto del Hogar Santa Mónica fueron los primeros en activarse del total del proyecto, y cuentan ya con una experiencia de tres años. Contempla el abordaje, formación, asesoría, acompañamiento y encaminamiento de las menores hacia los programas actuantes en la comunidad donde residen.

Los educadores sociales del Hogar Santa Mónica son la unión con los servicios de asistencia social. Fundamentada en los estudios de la Pedagogía Popular, la figura del “educador de calle” crea situaciones donde los menores sienten la necesidad de actuar, de descubrir la realidad. Es una metodología propuesta por Paulo Freire, que aconseja la promoción de valores y la formación en humanización mediante la educación no formal, fuera de la escuela.

Para educar a esos menores se les hace ver las causas de las injusticias que sufren, al tiempo que se redescubren como sujetos pedagógicos, sociales, culturales, cognitivos, éticos y políticos, con derechos. El educador social les ayuda a recuperar la humanidad que les fue robada.

El educador social es un agente de cambio, dinamizador, descubridor del entorno. Ayuda al adolescente a ser autónomo, le abre los ojos para comprender el mundo, a ser crítico con el ambiente en el que ha nacido y a querer transformarlo. Le muestra caminos donde, en grupo, con otro tipo de “amigos” puede ser más feliz. Su especialidad es escuchar, dialogar, proponer, aceptar al menor tal como es, ayudarle, darle confianza.

Las actividades que llevan a cabo los educadores sociales del Hogar Santa Mónica son las visitas mensuales y durante las vacaciones de las niñas residentes en el Hogar a sus hogares. Además preparan reuniones mensuales con esas familias y contactos con centros escolares y empresas.

B. Casa de acogida Hogar Santa Mónica
El 27 de agosto se inauguraba la primera fase de la construcción del lugar físico donde el Hogar Santa Mónica ha emplazado la casa de acogida, en el CEU.

Las víctimas de abuso, explotación y/o comercio sexual tienen pocas probabilidades de recibir un tratamiento adecuado de parte de las administraciones públicas. El Informe de la Comisión de Investigaciones de la Cámara Municipal de Fortaleza sobre el Turismo Sexual muestra la dejación de esas obligaciones institucionales, omitiendo sus deberes de protección.

Muchas de estas niñas y adolescentes, en caso de ser detenidas por las fuerzas de orden público, son conducidas de vuelta a sus contextos familiares promotores del riesgo o indiferentes al mismo, facilitando su regreso a las áreas de turismo sexual.

Siguiendo las recomendaciones del Plan Nacional de Promoción, Protección y Defensa del Derecho de Niños y Adolescentes a la Convivencia Familiar y Comunitaria, el Hogar Santa Mónica es una alternativa de intervención cuando los derechos de las menores se vean amenazados o violados por acción u omisión de la sociedad, del Estado o de sus responsables inmediatos.

Con el Hogar Santa Mónica se crea una nueva alternativa diferente de los centros de menores ya existentes en la Barra do Ceará para adolescentes que requieren algo más que la mera prevención en su ámbito local.

Para cumplir todos los requisitos legales, la residencia de las niñas será temporal: el internamiento no durará más de tres años. Después de ese tiempo, si la menor no está preparada o su contexto social sigue siendo de alto riesgo, el Consejo Tutelar o el juzgado correspondiente tomarán la decisión sobre su futuro. Cumplidos los 18 años, en todo caso, deberá abandonar el Hogar.

Tampoco se perderá el contacto con la familia de origen (salvada la existencia de orden judicial en contrario), con visitas tanto de la residente a su casa de origen como de la familia al Hogar.

C. Formación de jóvenes normalizados
Una tercera dimensión de intervención son niños y adolescentes residentes en las cercanías del CEU, que podrán acceder a los talleres de formación profesional y espacios recreativos y culturales a cambio de una tasa económica mínima que permita el mantenimiento. También se firmarán convenios con entidades de salud pública, facilitando a la comunidad espacios de atención sanitaria especializada (enfermería prenatal, psicología, pediatría, etc.).

La presencia de estos jóvenes normalizados creará un espacio de convivencia en el que se eliminen los prejuicios y las exclusiones sociales.

D. Trabajo diversificado en red
El trabajo diversificado en red par de la estrecha colaboración del Hogar Santa Mónica con las diferentes entidades sociales que trabajan con menores en la Barra de Ceará y sus proximidades. Su finalidad es unir esfuerzos y garantizar la atención integral a las niñas.

También se aprovecha el contexto del CEU, con todas las ventajas de un ámbito social participativo, donde se cuida del bienestar común. Especialmente intensa es la colaboración con la Casa del Menor San Miguel Arcángel, que trabaja con niños de calle en régimen interno. Con ese centro se comparten espacios de formación profesional, recreativos y culturales.

La localización de varios proyectos sociales en el CEU facilita los convenios de colaboración y amplía la diversidad de la oferta formativa y preventiva. El Hogar Santa Mónica se ha integrado en la misión y filosofía del CEU, haciéndola propia y vinculándose con todos los proyectos que lo conforman, lo que implica disponer de más recursos físicos y metodológicos.

La red se extiende a las entidades preventivas y asistenciales de la Barra do Ceará. Con esas entidades se debe discernir qué menores de edad precisan salir temporalmente de su contexto y vivir en el Hogar Santa Mónica. Los educadores sociales de calle del Hogar Santa Mónica están presentes en algunas actividades realizadas por esos centros y las escuelas. Y mantendrán contacto con las familias en las diferentes derivaciones realizadas.

El Hogar Santa Mónica ya ha entrado en contacto y llegado a acuerdos con diversas instituciones:

- Centro María Madre de la Vida: 360 adolescentes en riesgo, algunas embarazadas o madres;
- Centro Pequeño Ciudadano: tareas socio-educativas, recreativas y de apoyo escolar con 60 niños y adolescentes;
- Centro de Convivencia Renacer de la Esperanza: un grupo anual de 200 a 250 menores, en prevención del abuso y explotación sexual;
- Escuela Popular Lino Allegri: 80 niños y niñas de 4 a 7 años de edad, contra el absentismo escolar;
- Pastoral de la Infancia: bienestar físico para gestantes y niños de 0 a 6 años.
- Pastoral del Menor: menores residentes en las calles, en situación de abuso y/o explotación sexual, en conflicto con la ley, y sus familias.
- Equipo de Animación Misionera del área Pastoral de la Barra de Ceará: hace presente a la Iglesia en las zonas más pobres del barrio.
- Equipo de Articulación de las Pastorales Sociales de la Barra de Ceará: organiza actividades sociales, integrado por representantes de las seis comunidades de base y los institutos, movimientos y grupos que trabajan socialmente.
- Centros de Referencia de la Asistencia Social (CRAS) de la Barra de Ceará: de titularidad pública, atienden a las familias desfavorecidas con proyectos de generación de renta.
- SEBRAI (Servicio Brasileño de Apoyo a las Microempresas): curso de cooperativismo de costura para mujeres.
- ONG Aquitabaquara: cursos de capoeira y teatro para menores los fines de semana.
- Ayuntamiento de Fortaleza: organiza en la Barra algunos cursos de español e inglés.
- FUNCI (Fundación del Niño y de la Familia Ciudadana): curso de surf para los niños de la Barra de Ceará a través de un espacio lúdico en la playa.
- PETI (Programa de Erradicación del Trabajo Infantil): de titularidad pública, actividades formativas, artísticas y preventivas con los menores en explotación laboral y sus familias.
- IPREDE (Instituto de Prevención a la Desnutrición y a la Excepcionalidad): trabaja con niños desnutridos, sus familias y comunidades.
- Centro Comunitario ABC de la Barra de Ceará: ofrece asistencia social y formación preventiva para menores, mujeres y familias.
- Consejo Tutelar: órgano municipal con competencias para enviar al Hogar Santa Mónica a las niñas y adolescentes en situación de riesgo de abuso y explotación sexual.
- En Defensa de la Vida: proyeto de las Hermanas de la Redención (Italia) en el barrio de Pirambú. Acoge gestantes y madres adolescentes.
- Servicios Sociales Públicos: puestos de salud, escuela…

El Hogar Santa Mónica participa en las asociaciones interinstitucionales de atención a menores: Forum de Enfrentamiento al Abuso y la Explotación sexual contra Niños y Adolescentes; Núcleo de articulación de los educadores sociales de calle; Equipo de la Pastoral del Menor de la Arquidiócesis de Fortaleza; Centro de Defensa de la Infancia y la Adolescencia de Ceará (CEDECA).



El CEU se siente unido no sólo a diversas instituciones católicas. También celebra el ecumenismo con las iglesias cristianas tradicionales con las que comparte oración y lucha por la justicia social. Esta fue la presentación para la Jornada de Unidad de los Cristianos, en la que participaron diversas confesiones:





  • La Barra es un lugar donde la contaminación se observa a simple vista: la acumulación de basuras, la falta de infraestructuras de canalización o los hábitos descuidados convierten cada chabola en un foco de enfermedades.
  • El coordinador del Hogar Santa Mónica, el agustino recoleto José Alberto Moreno, rodeado de pequeños de la Barra. Compartir unas sonrisas, unos juegos y un poco de tiempo con ellos significa mucho en sus vidas.
  • Cícera, educadora social, durante una de sus visitas a las familias de la Barra.


menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.